Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más información

 
×
Buscar
Mis favoritos 0
Marbella
Compartir
Información
Visitas destacadas
Cómo llegar
Más información
Historia
Gastronomía
  • Marbella es cultura, ocio y glamour, es una de las ciudades más exclusivas del Mediterráneo y el orgullo de la Costa del Sol. Veintiocho kilómetros de costa, cuatro puertos deportivos, catorce campos de golf y un clima privilegiado, la convierten en un destino incomparable.

    Visitar Marbella es vivir una experiencia única. Desde comprar en sus lujosas boutiques hasta cenar en sus distinguidos restaurantes, divertirse en sus clubes de playa y practicar cualquier tipo de deporte, las posibilidades son infinitas. Aunque si lo que prima es relajarse, la ciudad cuenta con numerosos centros de salud y belleza, junto con una amplia y exclusiva oferta hotelera en sus tres principales núcleos: MarbellaSan Pedro de Alcántara y Nueva Andalucía-Puerto Banús.

    EN MARBELLA NO PUEDES PERDERTE

    MONUMENTOS

    La Plaza de los Naranjos: en pleno corazón del casco antiguo y perteneciente a finales del s. XV, constituye uno de los primeros diseños cristianos de la Reconquista. Se construye siguiendo la tradición existente en las ciudades castellanas, aunque sin soportales. En ella se encuentran la antigua Casa del Corregidor, el Ayuntamiento y la Ermita de Santiago.

    Además, cerca de la misma se encuentran la Capilla de San Juan de Dios y la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz, ambas del siglo XVI, así como la Iglesia de la Encarnación perteneciente al Siglo XVII- XVIII. Esta última tiene una estructura de planta basilical que consta de tres naves y su puerta principal, tallada en piedra de ocre al estilo Rococó, es una auténtica maravilla. Además, en su interior destaca el Órgano de Sol Mayor, de 1975, que es considerado como uno de los más importantes construido en España en el siglo XX.

    El centro histórico conserva en la actualidad restos de la muralla que rodeaba la ciudad en la época musulmana y del Castillo Árabe. En una de las torres, ubicada en calle Trinidad, se pueden apreciar capiteles romanos empotrados, lo que revela que se reutilizaron materiales de construcción aún más antiguas para erigir el recinto defensivo.

     El Hospital Bazán, situado en el mismo, alberga el Museo del Grabado Español Contemporáneo, con obras de Picasso, Miró, Tapies o Chillida, entre otras.

     Parada ineludible en la ruta cultural por Marbella es el Centro Cultural Cortijo Miraflores. Este caserón fue construido en 1704 y pronto se habilitaron en el mismo las estancias adecuadas para la instalación de un trapiche de azúcar de caña y un molino de aceite de tracción animal. En la actualidad destacan en él el Museo del Aceite, la exposición Arqueológica, el fondo histórico del Archivo Municipal y diversas salas de Exposiciones y conferencias.  Detrás del edificio, aparecieron restos de hornos y una ermita rupestre de entre los siglos VIII y X.

    Merecen también una visita especial el Museo Ralli, dedicado a la difusión del arte contemporáneo latinoamericano y europeo y  la Avenida del Mar donde se puede admirar una colección de esculturas fundidas en bronce por Bonvicini y diseñadas por  Salvador Dalí , además  esta arteria conecta el paseo marítimo de Marbella con el paseo de La Alameda, diseñado en el siglo XIX y que podríamos calificar como la “zona verde histórica de la ciudad”.

    Cabe destacar los Yacimientos Arqueológicos, como el de la Basílica Paleocristiana de Vega del Mar, en San Pedro de Alcántara, los restos de la Villa Romana de Río Verde, en Nueva Andalucía, las Termas Romanas de las Bóvedas en Guadalmina o las seis Torres Almenaras ubicadas a lo largo del litoral marbellí.

     

     

  • CÓMO LLEGAR A MARBELLA DESDE MÁLAGA

    Para llegar a Marbella desde Málaga capital existen varias posibilidades: se puede acceder tanto a través de la Autovía del Mediterráneo A-7  (antigua nacional 340 ), como a través de la autopista de la Costa del Sol AP-7, que es la más rápida, con un  tiempo estimado para esta ruta de unos 45 minutos, dependiendo del tráfico.

    En transporte público, existe un completo servicio de autobuses y la opción de ir en línea directa desde la estación de Málaga, siendo también el tiempo del trayecto de unos 45 minutos aproximadamente.

    En caso de que se llegara a Málaga en avión o tren, existe igualmente un servicio  directo de autobuses que comunica tanto el Aeropuerto Pablo Picasso  como la Estación de tren María Zambrano con la Estación de Autobuses de Marbella.

  • RECURSOS NATURALES

    Con veintiocho kilómetros  de costa, Marbella es un verdadero paraíso para los amantes del sol y las playas. Las más populares son las del Cablela FontanillaPuerto Banús y  el Faro. Mención aparte merece la playa de Cabopino, con su zona nudista, cobijada por las Dunas de Artola. En este enclave, declarado Monumento Natural, se alza la Torre de los Ladrones.

    Los aficionados al senderismo y a las actividades de aventura pueden acercarse a la Sierra Blanca, en cuyas faldas se asienta la ciudad. Otra opción recomendable es trasladarse hasta el cercano Parque Natural de la Sierra de las Nieves, ya fuera del término municipal.

    Marbella posee además dos zonas de esparcimiento, El Pinar de Nagüeles y el Parque Forestal Vigil de Quiñones, y fabulosas   zonas verdes, como el parque Arroyo de la Represa. Además cerca del paseo marítimo, se encuentra  el parque de la Constitución, el cual cuenta con un auditorio donde se ofrecen espectáculos musicales y teatrales durante la temporada estival.

    CENTROS DE OCIO

    El Valle del Golf de Marbella aglutina algunos de los mejores campos de Europa. El prestigio de sus clubes, la versatilidad de sus instalaciones y su clima privilegiado lo convierten en un lugar incomparable para la práctica de este deporte y la organización de eventos de primer nivel.

    Marbella reúne además cuatro puertos deportivos, que suman casi 1.800 puntos de amarre. El más representativo es Puerto Banús, con sus impresionantes yates y sus exclusivas boutiques. A la oferta náutica y comercial se suman excelentes restaurantes y animados bares y discotecas.

    En este municipio de la Costa del Sol también se pueden practicar otras disciplinas deportivas, como el submarinismo, la hípica, el pádel o el tenis. Y para los más intrépidos, está el mayor eco parque de Andalucía para realizar actividades en los árboles: Aventura Amazonia Marbella.

    Marbella cuenta también con un casino y con los mejores beach clubs de la costa. En estos sofisticados templos de la diversión se puede disfrutar de la música, la comida y el champán junto al mar. Las fiestas temáticas, reservadas a los clientes más exigentes, son su plato fuerte.

    FIESTAS POPULARES

    Las dos celebraciones con mayor arraigo en este municipio de la Costa del Sol son las fiestas en honor de San Bernabé de Marbella, en junio, y la feria de San Pedro de Alcántara, en octubre. Tradición, cultura y folclore se mezclan en estas citas, que tienen un marcado acento andaluz.

    También destacan la Semana Santa, con las procesiones de nueve cofradías por las calles de Marbella, y la romería a la Cruz de Juanar, en la que el fervor y la diversión se dan la mano.

    El calendario de eventos en Marbella es innumerable. Durante todo el año, la ciudad sirve de escenario a toda suerte de citas, entre las que destaca el Starlite, consolidado como uno de los festivales más potentes de España.  Su programación incluye conciertos, estrenos de cine, exposiciones, pasarelas de moda y una gala benéfica en la que no faltan las celebridades.

    Otros acontecimientos relevantes son la Feria de Arte Contemporáneo Marb Art, el Festival Internacional de Cine de Marbella y los famosos mercadillos solidarios que se organizan en distintas épocas del año.

    GASTRONOMÍA

    Aunque Marbella es conocida por sus restaurantes de alta cocina, el "pescaíto" frito es el plato más tradicional de la gastronomía local. También destacan el gazpacho y el ajoblanco.

    En Marbella se puede desde tapear por el centro histórico hasta comer en un club de playa o en chiringuito junto al mar. Aunque para los paladares más refinados, la mejor alternativa sean los restaurantes gourmet.

     

  • Historia

    Marbella ha sido un lugar de asentamiento para el ser humano desde la prehistoria. Las herramientas paleolíticas descubiertas en el Coto Correa y los vestigios neolíticos aparecidos en la cueva de Pecho Redondo así lo confirman. Los yacimientos de río Real y río Verde atestiguan que también los fenicios y cartagineses pasaron por estas tierras.

    Los romanos dejaron huellas aún más evidentes de su presencia en el municipio. En San Pedro Alcántara se localizaron los restos de una villa de entre los siglos I y II que conserva en muy buen estado unos magníficos mosaicos de gran valor artístico. Cerca de Guadalmina se encontraron además los restos de unas termas datadas en el siglo III.

    Algunos historiadores consideran que la Marbella actual pudo haber sido fundada por los romanos. Hay quienes incluso defienden que podría tratarse de la famosa Salduba ibérica de la que hablan Plinio y Ptolomeo. Otros investigadores barajan la posibilidad de que la ciudad fuese en sus orígenes la Cilniana citada en el itinerario de Antonino.

    Marbella también atesora en San Pedro Alcántara una basílica paleocristiana del siglo IV, considerada una de las construcciones más notables de la época visigoda en España. El templo está rodeado por una antigua necrópolis y en el lugar donde se ubica se localizaron numerosos objetos que se exhiben en el Museo Arqueológico Nacional.

    Durante la dominación islámica, Marbella estuvo bajo el poder de distintas dinastías. Los árabes erigieron un castillo y levantaron una cerca amurallada para proteger a la población. La ciudad se convirtió en la cabeza de un amplio territorio que englobaba diversos núcleos, desde Ojén hasta Almáchar, pasando por Istán, Benahavís y Cortes.

    La Marbella musulmana se rindió ante las tropas de Fernando el Católico el 11 de junio de 1485. A partir de entonces experimentó un significativo cambio urbanístico. Dicha transformación se inició con el derribo de parte de la medina, la apertura de una plaza central y la creación de una calle para unir este nuevo espacio con el mar Mediterráneo.

    Marbella quedó como ciudad dependiente directamente de los reyes, quienes asignaban al corregidor que debía gobernar la villa. El personaje más destacado de estos tiempos fue Alonso de Bazán. Se hizo con la alcaidía del castillo y con un puesto de regidor en el Cabildo. Esta figura histórica dio nombre al antiguo hospital de Bazán. El edificio, erigido en el siglo XVI, alberga hoy el Museo del Grabado Español Contemporáneo.

    Las principales actividades económicas de Marbella desde sus orígenes fueron la agricultura, el comercio, la pesca y la explotación de los yacimientos minerales de Sierra Blanca. En el siglo XIX se promulgaron una serie de leyes que favorecían este último sector y se instalaron altos hornos para aprovechar el hierro extraído de las minas. Esto contribuyó a que la provincia de Málaga ocupara el segundo lugar a nivel nacional en cuanto a industrialización.

    Este municipio inició el siglo XX con un modelo socio-económico difícil de sostener. El tejido industrial quedó desmantelado, la extracción minera pasó a manos extranjeras y buena parte de la propiedad de la tierra estaba distribuida en latifundios. Sin embargo, Marbella comenzó a consolidarse a mediados del siglo XX como destino predilecto de personalidades como José Banús, Ricardo Soriano o Alfonso de Hohenlohe. Estos terminarían convirtiéndose en los primeros promotores del desarrollo turístico.

  • Si pensamos en la gastronomía típica de Marbella automáticamente nos viene a la mente el pescado y el marisco fresco, siendo el "pescaíto" frito el plato más tradicional de la cocina local.           

     En Marbella se puede desde tapear por el centro histórico hasta comer en un club de playa o en chiringuito junto al mar. Aunque para los paladares más refinados, la mejor alternativa sean los restaurantes gourmet.

Enlaces de interés


Más información

Características

  • Habitantes (+50.000)
  • Playa
  • Sitio pintoresco
  • Zona de costa

Mapa e indicaciones

Continúa tu experiencia en la Costa del Sol